Cuidar los dientes de los niños en verano

El verano está a punto de comenzar. Con el buen tiempo y el cambio de rutinas a veces se descuidan los hábitos de higiene bucal. En el caso de los niños, toman una gran cantidad de refrescos y helados, con el consecuente exceso de azúcar.

Por eso es bueno recordar ciertos hábitos básicos de higiene:

Desde que son bebés podemos lavarles los dientes. Comenzaremos utilizando una gasa humedecida para limpiar los dientes y las encías.
Entre los 12 y los 18 meses pueden empezar a utilizar un cepillo especial para niños, siempre con nuestra supervisión. En estas edades es mejor que se cepillen sólo con agua.
A partir de los dos años, empezaremos a introducir crema dental sin flúor o especial para niños, ya que a estas edades aún no saben escupir y por tanto la crema dental, por su contenido en flúor, puede ser perjudicial si resulta excesiva para nuestro bebé.
– Cuando los dientes empiecen a estar juntos, podemos enseñarles a utilizar la seda dental.
– También podrán empezar a utilizar colutorio sin flúor.
Cepillarse los dientes al menos tres veces al día, después de cada comida. Si comen fuera de casa, es bueno que lleven un pequeño kit de cepillado dental.
– La forma correcta de cepillarse los dientes es lavarse todas las caras de los dientes, con un cepillo de cerdas suaves. En los primeros años de su vida, acompañaremos a los niños mientras se lavan los dientes, recordándoles lo importante que es lavarse las muelas y la cara interna de los dientes.
La dieta es fundamental para mantener una boca sana. Si comen dulces entre horas, deben lavarse los dientes después. En general, se recomienda limitar el consumo de alimentos con exceso de azúcar como chucherías, dulces, refrescos o zumos envasados.
– También es importante visitar regularmente al dentista desde pequeños ya que él podrá comprobar el estado de la salud dental, si los dientes están erupcionando correctamente, malposiciones, problemas mandibulares…
– En general nosotros somos su mejor ejemplo. Si ven cómo nos lavamos los dientes diariamente, pronto querrán imitarnos y la higiene bucal no será una batalla diaria.

¡Feliz verano!

Cómo cuidar nuestros implantes dentales

implantes dentalesUn implante es una pequeña pieza alargada con forma de tornillo de un material biocompatible (siendo los más habituales titanio ó zirconio) que, una vez colocado en el hueso, se integra en él. De esta manera, el implante logra imitar la función de raíz de un diente perdido. A este implante se le unirá una prótesis que tiene como finalidad reemplazar el diente perdido, o servir de soporte a una estructura mayor.
Una vez colocado el implante o implantes dentales, éstos requieren de una serie de cuidados para asegurarnos que duren el máximo tiempo posible. Cuidados, limpieza y revisiones son fundamentales para garantizar el éxito de los implantes y las prótesis que soportan.
Como consejos generales, recuerda cepillarte los dientes después de cada comida, de forma suave pero enérgica, haciendo hincapié en la zona de unión entre el diente y la encía ya que ahí es donde se acumula la placa, que puede provocar periodontitis. Debes repetir esta operación en los implantes para prevenir la aparición de la periimplantitis. Puedes apoyarte con la seda dental, el cepillo interdental, que sirve para realizar limpieza entre cada pieza dental, y el irrigador bucal, el cual dirige el agua de forma más efectiva. Estos irrigadores suelen tener un cabezal específico para implantes dentales.
Tras la colocación de los implantes, además de los cuidados básicos post-operatorios (no fumar -lo cual en general no es recomendable para la salud bucodental-, aplicar frío en la zona afectada, dieta blanda y fría, evitar el cepillado o los enjuagues bucales el mismo día de la operación), debes realizar revisiones cada 6 meses. En estas revisiones se realizarán radiografías para comprobar el estado del hueso, comprobación de que no haya sarro debajo de la encía y pruebas de movilidad para asegurarse que no se hayan aflojado los tornillos del implante.
En definitiva, los implantes dentales son una gran solución para recuperar la funcionalidad y estética de tu boca, pero es importante mantener revisiones periódicas para asegurar la salud y vida de los implantes.

10 consejos para cuidar tu boca en verano

 

helado--z

Ahora que estamos en verano es bueno recordar 10 consejos básicos para cuidar nuestra boca. En esta época estival, las comidas fuera de casa, los alimentos poco saludables o el descuido en la higiene diaria pueden llegar a jugarle una mala pasada a nuestros dientes. Queremos proponeros algunas ideas para disfrutar de un verano más sano:
Mantén una dieta saludable con alimentos de temporada. Alimentos frescos como el melón y la sandía contienen más del 90% de agua y en esta época son deliciosos. También las propiedades de algunos mariscos y pescados ayudan a prevenir la aparición de caries y la inflamación gingival. Así que ya sabes, ¡frutas, pescados y lácteos!
Controla los alimentos y bebidas azucaradas. Con el calor a todos nos apetecen helados y bebidas refrescantes. El inconveniente es que contienen mucho azúcar por lo que aumentan los niveles de ácidos en la boca que dañan el esmalte y favorecen así la caries; intenta no abusar de estos alimentos.
Mantén la higiene dental. Aunque modifiques tus costumbres y horarios, es fundamental que te cepilles los dientes tres veces al día, te enjuagues y uses hilo dental al menos una vez al día.
Bebe mucha agua. En una boca deshidratada son más frecuentes las infecciones e inflamaciones, por lo que es muy importante ingerir agua para mantener hidratado todo el cuerpo y en especial las encías y mucosas y evitar así un aumento de la densidad de la saliva.
Modera el consumo de alcohol y tabaco. Amarillean los dientes y provocan enfermedades bucodentales.
Evita cambios bruscos de temperatura en la boca. Bebidas y alimentos fríos pueden ocasionar mayor sensibilidad dental, a veces directamente relacionada con caries o incorrectos hábitos de higiene.
Respeta tus rutinas de alimentación. En verano pasamos bastante tiempo fuera de nuestra rutina habitual, por lo que tendemos a comer a deshora o a picar entre horas. Aún así, intenta mantener la limpieza de tu boca como el resto del año.
Protege los labios del sol. El exceso de sol puede aumentar el riesgo de cáncer oral. Los labios son una de las partes del cuerpo más expuestos al sol y al mismo tiempo una de las que peor se protegen, no dudes en usar un buen protector específico para esta parte tan sensible.
Extrema las precauciones con el deporte. Con la llegada del buen tiempo, aumentan las personas que practican deporte y con ello el riesgo de accidentes, especialmente en niños. Si se te rompe un diente, se mueve o si se cae, es importante que mantengas la calma; introdúcelo en un líquido lo más “neutro” posible (solución salina de Hanks, suero fisiológico, leche, saliva [debajo de la lengua]). Se puede lavar suavemente pero nunca frotarlo ni rasparlo, y acudir al dentista lo más rápido posible.
Aprovecha para visitar al dentista. Ya que tienes más tiempo libre, aprovecha para visitar al dentista. Tu salud bucodental y la de tu familia lo agradecerán ya que te evitarás complicaciones y gastos futuros.

¡Feliz verano!

Existe esperanza para la gente con dolor orofacial

dolor orofacial
• La prestigiosa revista internacional independiente PLOS One publicó un artículo llevado a cabo por un equipo multidisciplinar de la Universidad de Santiago de Compostela y del complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, en el cual se encuentra el odontólogo gallego Urbano A. Santana Mora, primer autor del artículo científico.
• El Dr. Urbano Santana Mora acaba de defender brillantemente su tesis doctoral internacional denominada: “El Síndrome del lado habitual de masticación”.
• Hasta ahora, el término que se empleaba era una mera descripción de las quejas del paciente: Síndrome de Dolor-Disfunción de la Articulación temporomandibular.

Este estudio ha demostrado que las características del “Síndrome del lado habitual de masticación” son las siguientes:

• Comer habitualmente por un mismo lado, que es casi siempre el afectado.
• Sufrir un remodelado asimétrico de las articulaciones temporomandibulares.
• Mejor preparación de los dientes para masticar por el lado afectado.

Una enfermedad de tipo crónico, es lo que normalmente se conoce como “ATM” o dolor de la mandíbula. Esta enfermedad parece afectar al 80% de la población. Un 18% de la población requiere tratamiento y suele emplearse la férula oclusal (“splint”) como el más común. Tanto si se usa la férula como si no se hace nada, este problema suele evolucionar de forma favorable y es tolerado sin mayores consecuencias. Sin embargo, un 3% de la población sufre los síntomas de un modo severo o grave, con dolor de gran intensidad y, con frecuencia, limitación de la apertura bucal. Masticar se convierte así en una tarea dolorosa y este dolor puede ser incapacitante. Por ello, tanto el coste personal (solamente en USA asciende a varios miles de millones de dólares) así como el absentismo laboral, por la imposibilidad de realizar las labores comunes, pueden ser elevados y de consecuencias dramáticas.

Esta enfermedad fue descrita por primera vez por Costen, un médico Otorrinolaringólogo, que vio que los síntomas óticos (oir ruidos inexistentes, mareos, vértigos) eran frecuentes. Sus pacientes solían tener la dentición desgastada y le atribuyó esta enfermedad a lo que llamó “colapso de mordida”. La realidad es que corregir ese colapso de mordida no cura esta patología, por lo que hoy se considera que Costen estaba equivocado y que otros factores, que aún no se conocen del todo, podrían ser los que la causan.
Ahora, al demostrar esta asociación de características mediante el “Síndrome de lado habitual de masticación”, resulta lógico que esta patología pueda responder predecible y favorablemente a un tratamiento de equilibración oclusal. En la experiencia del equipo, recuperar la manera de cerrar la boca suavemente y sin impedimentos, a la vez que restaurar, reponer y/o remodelar los dientes y muelas, especialmente en el lado que menos se emplea para masticar, puede eliminar o reducir drásticamente los síntomas.
Lograr el éxito del tratamiento puede requerir disponer de los dientes “funcionales” y tener una dentición íntegra, sin caries que duelan o espacios desdentados que dificulten la función masticatoria. De hecho, la equilibración oclusal correctamente realizada después de la colocación de implantes o después del tratamiento ortodóncico puede, en opinión del Dr. Santana, no solamente eliminar los síntomas del paciente, sino también, tener un efecto preventivo, evitando que aparezca en personas que no lo sufrían antes de realizar cambios importantes en la boca.
De hecho el equipo en el que esta incardinado el Dr. Santana Mora está llevando a cabo un ensayo clínico abierto prospectivo para valorar la eficacia del tratamiento. Éste (P11/2057) es uno de los, solamente, 31 ensayos clínicos independientes en España que financia y promueve el Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Innovación y Ciencia, esperando que esté concluido y divulgado el próximo año 2016.
Esta investigación permite dar esperanza a los miles de pacientes que conviven con dolor en la ATM. Hasta el momento, sólo podíamos abordar este problema de un modo paliativo con el empleo crónico de medicación o férulas.
Perfil profesional
El Dr. Santana desarrolla su actividad, principalmente, en torno al dolor orofacial, la implantología y la rehabilitación oral. Habitualmente ejerce en su clínica de Ourense y compagina su actividad profesional con su labor como docente en el Grado de Odontología y en el Máster en Prostodoncia e Implantología de la Universidad de Santiago de Compostela. En este mismo marco, desarrolla junto con el equipo de la unidad de Oclusión de la USC, una actividad investigadora con la que han logrado varias publicaciones en prestigiosas revistas internacionales.
Con esta nueva aportación, los pacientes afectados por este tipo de problema, encontrarán un nuevo abordaje terapéutico en la clínica orensana del Doctor Santana.

¿Cuáles son la características de una buena clínica dental?

Dr. Urbano Santana Mora

Dr. Urbano Santana Mora

Recientemente el COEM ha lanzado una nueva campaña sobre la importancia de confiar en nuestro dentista habitual, recordando al paciente que la publicidad de las franqucias dentales no es del todo fiable http://bit.ly/1GGj3WG

Aprovechamos la ocasión para preguntar a Urbano Santana, responsable de la Clínica Dental Santana, situada en Ourense, sobre las características que debe reunir una buena clínica dental:

– ¿Qué diferencia hay entre las franquicias y los dentistas independientes?

Existen multitud de diferencias, quizás las más destacables sean:

Confianza: En un dentista “tradicional”, será la siempre la misma persona la que nos vea, trate y responda por nuestro tratamiento.  La rotación de profesionales en las cadenas hace que con frecuencia encontremos a personas diferentes tras la mascarilla y en muchas ocasiones éstas no se harán responsables de los problemas derivados de la actividad de un compañero.

Experiencia: Evidentemente todo el mundo debe tener una primera oportunidad laboral, pero no a costa de los pacientes. Las cadenas suelen contratar a recién licenciados sin experiencia para abaratar costes, lo que repercute en la calidad asistencial que éstos reciben. Incluso una intervención odontológica sencilla, tal como podría ser un empaste, es dependiente de la habilidad y experiencia del clínico. No podemos olvidar que es un trabajo manual, de artesanía si lo prefieren.

Calidad: Dado que el dentista debe responder por su práctica diaria, emplea los mejores materiales, ya que aunque le suponga un menor margen de beneficios, suele ser un mejor pronóstico para sus pacientes, que son a los que un profesional de la salud atiende. Recordemos que tenemos pacientes, no clientes.

Precio: Antes de aceptar un presupuesto, se debe comprobar el importe final. La rebaja de precio ofertada por algunas de estas cadenas se debe a un desglose de la factura en conceptos y sólo publicitan el precio de una parte del tratamiento. Por ejemplo, un implante es mucho más que un tornillo, pero a veces sólo se promociona el coste del tornillo y no el de la pieza que va ensamblada o la mano de obra.

En definitiva, confianza, experiencia, calidad y honestidad con el paciente son los pilares básicos que los profesionales de salud bucodental ofrecen con respecto a alguna cadenas dentales.

 

5 preguntas sobre la ortodoncia

ortodoncia

¿Cuándo poner ortodoncia a los niños?

Muchos padres acuden a nuestra clínica con la duda de si deben o no colocar ortodoncia u ortopedia a sus hijos, en qué momento es aconsejable, qué tipos hay, o si el niño tolerará la terapia. Hoy vamos a intentar responder a algunas de estas preguntas, desde nuestra experiencia clínica.

¿Por qué una ortodoncia?

En primer lugar, diremos que la ortodoncia es la parte de la odontología dedicada a corregir las malposiciones dentales. Esto es importante, no sólo por cuestiones estéticas, sino también funcionales y de salud. Unos dientes mal colocados, pueden derivar en problemas de masticación e incluso respiratorios y son el origen de diversos dolores orofaciales, maloclusiones y disfunciones que, de no corregirse a tiempo, pueden perjudicar la salud y el desarrollo del niño a lo largo de su vida. Por eso, aunque cada vez vemos a más adultos con ortodoncia, en nuestra clínica aconsejamos realizar el tratamiento durante la infancia porque es durante la etapa de desarrollo cuando resulta más cómodo y sencillo corregir y prevenir estos problemas.

¿A qué edad debo llevar a mi hijo a un ortodoncista?

En nuestra clínica tratamos a niños desde los 5 años, e incluso antes si vemos capacidad de colaboración en los mismos. Cuanto antes se aborde el problema, con menor aparatología y tiempo logramos resolver la situación.

¿Qué tipo de aparatos se utilizan?

– Removibles: Su característica más definitoria es que el propio paciente puede retirarlos de la boca. Permiten corregir la falta de espacio para los dientes definitivos aprovechando y estimulando el crecimiento natural del niño. Con este tipo de aparatos, es fundamental contar con la colaboración activa del niño ya que, si no se pone al aparato, éste no resultará eficaz.
– Fijos: Son aquellos que el paciente no puede retirar. Los brackets son pequeñas piezas que se cementan a cada diente y que se unen entre ellas mediante un alambre especial, que se ajusta cada determinado tiempo en función del desarrollo dental del paciente. Los brackets pueden ser de diversos materiales y la tendencia es buscar aquellos que sean lo más discretos posibles.
Tanto en un caso como en otro, en nuestra clínica de Ourense hacemos un seguimiento exhaustivo de la respuesta del niño para valorar la eficacia del tratamiento y tomar posibles medidas correctoras adicionales durante el tratamiento.

¿Qué higiene debe tener el niño con ortodoncia?

Cuando colocamos una ortodoncia a un niño, desde la clínica siempre le indicamos tanto a él como a sus padres que debe extremar la higiene ya que tiende a acumularse restos de comida y placa, lo cual puede ocasiones problemas periodontales.

Periodontitis. Qué es y cómo se cura

La periodontitis es una enfermedad que afecta a los tejidos que rodean a los dientes, la encía y el hueso de tu boca. En casos extremos puede llegar a provocar la pérdida de algún diente, con las consecuencias estéticas, de salud e incluso psicológicas que eso supone.

La causa más frecuente de la periodontitis es la presencia de placa bacteriana entre la raíz de los dientes y la encía. Cuando esta placa se acumula y no se retira adecuadamente, puede producir efectos muy negativos como:

Inflamación de encías.
Sangrado de encías, que puede ser espontáneo o al cepillarnos los dientes.
Sensibilidad al frío y al calor cuando masticamos.
Movilidad de dientes, llegando incluso a la caída de los mismos.
Pérdida de masa en las encías y el hueso, más concretamente en el ligamento periodontal y el cemento radicular
“Alargamiento” de dientes, lo que significa que parte del diente queda al descubierto, lo que es peligroso y poco estético.

La periodontitis es una enfermedad multifactorial y afecta a casa persona se una manera diferente. Otras causas de su aparición son: tabaquismo, alcoholismo o incluso enfermedades externas a la boca como diabetes.

Para evitar el exceso de placa, es importante lavarnos bien los dientes, combinando el cepillo con el uso de seda dental y un buen enjuage bucal. Recuerda nuestro post sobre consejos para lavarse los dientes http://clinicadentalsantana.es/8-consejos-de-cepillado/

Cuando observemos síntomas como los que hemos descrito anteriormente (sangrado y enrojecimiento de encías, sensibilidad al masticar, pérdida de encía que deja el diente expuesto o movilidad dentaria), es importante acudir a nuestro dentista, ya que él puede evitar que lleguemos a perder piezas dentales. El dentista se encargará de evaluar la situación y realizar una limpieza profunda. Eliminará la placa bacteriana situada entre las encías y las raíces. Más concretamente, este proceso consiste en:

– Alisamos las superficies de dichas raíces para facilitar la adhesión de la encía al diente.
– Reducimos las bolsas periodontales para que el paciente pueda cepillarse correctamente en el surco crevicular (rendija entre la encía y el diente).

En caso de que la cirugía fuese necesaria, nuestra labor consistirá en:

– Exponer las raíces en la parte profunda de las bolsas para permitir o facilitar su raspado y alisado.
– Reducir la profundidad de las bolsas.
– Regularizar la superficie de las raíces, para facilitar la adhesión de la encía.
– Crear una morfología ósea y gingival favorable, alrededor y entre las raíces.
– Regenerar el hueso especialmente en cráteres situados alrededor de algunas raíces dentarias.

De esta forma, lograremos limpiar la placa bacteriana, curar la periodontitis y “salvar” nuestros dientes.

8 consejos de cepillado

 

 

El cuidado de la boca es algo fundamental para proteger nuestra salud bucodental. Aunque no lo creamos, una mala higiene bucodental no sólo produce problemas de salud oral sino también del organismo en general. Nos sorprendería la cantidad de afecciones que tienen su origen en la boca.
Un cepillado regular ayuda a cuidar de nuestra boca. Sin embargo, en  muchas ocasiones el cepillado no se hace de forma correcta. Vamos a ver algunos consejos para realizar un buen cepillado:
  1. ¿Cuántas veces debemos cepillar los dientes? Lo adecuado es al menos dos veces al día, por la mañana y por la noche, antes de ir a la cama. Si lo haces todas las noches evitarás padecer muchas infecciones y problemas de salud.
  2. El cepillo dental debe ser suave y de forma redondeada en las puntas de las cerdas. La cabeza del cepillo es mejor que sea pequeña para alcanzar mejor todos los rincones de la boca.
  3. Reemplaza el cepillo cada 3 o 4 meses.
  4. Cuando te cepilles los dientes, coloca el cepillo en un ángulo de 45 grados, en la línea donde los dientes se encuentran con las encías, ya que es una zona donde se acumula mucha suciedad. Esta suciedad provoca enfermedades como periodontitis, que pueden llegar incluso a provocar la pérdida de dientes. Lávate los dientes ejerciendo presión con firmeza pero a la vez suavemente. Mueve el cepillo de arriba a abajo realizando movimientos circulares, sin frotar mucho ya que si aplicas demasiada fuerza podrías dañar el esmalte.
  5. Pasa el cepillo por toda la superficie de los dientes, lengua y mejillas. Pon especial atención al frente de los dientes y a toda la superficie de las muelas.
  6. La lengua debe cepillarse de atrás para delante, con un poco de pasta de dientes. Una lengua limpia sirve para prevenir la placa bacteriana, que es la que causa el mal aliento. Hay cepillos especiales para la lengua.
  7. El hilo dental es un buen complemento para el cepillado. Utilízalo al menos una vez al día. Para usarlo bien, corta un trozo de unos 30 cm y hazle un nudo para unir ambos extremos. Mete el hilo dental entre los dientes hacia las encías. Dobla el hilo entre cada diente en forma de U y deslízalo de arriba abajo, para ir eliminando la placa formada.
Con estos consejos básicos, lograrás tener una boca limpia, sana y fresca. No olvides visitar a tu dentista regularmente para vigilar la salud de tus dientes y encías.

Encuentro internacional en Lisboa

Un año más, los pasados 6 y 7 de marzo, tuve la oportunidad de asistir junto a mis compañeros a las “XXVII Jornadas Ibéricas de profesores universitarios de prótesis estomatológica”, celebrada en Lisboa. Ha sido una ocasión para reunirme con profesores de esta asignatura procedentes de casi todas las universidades de la península. Durante dos días, debatimos sobre el futuro de los postgrados y la creación formal de las especialidades en Odontología en un congreso que sólo puede calificarse de muy elevado nivel científico y docente. Estoy muy contento de haber podido acudir a esta cita internacional para poder intercambiar opiniones con colegas y amigos y haber adquirido nuevos conocimientos y enfoques, que incorporaré a mi labor como profesor en el Máster en Prostodoncia e Implantoloxía de la Universidad de Santiago de Compostela.